Julio Laviñeta

El viernes 4 de mayo de 1934 cuando estaba a punto de finalizar la huelga general que paralizó Zaragoza durante 36 días, se producirá la única víctima mortal del conflicto, exceptuando los 3 muertos del atentado que fue origen de dicha huelga.
El muerto será un joven de 16 años, Julio Laviñeta, miembro de la FAI.

Los acontecimientos tendrán lugar en el barrio de las Delicias, ese  mismo día había llegado desde Madrid el ministro de gobernación, Ramón Salazar, con la intención de acabar con la huelga para lo que anunciaba mano dura.

Es en este contexto en el que se desarrollan los acontecimientos, debido a la llegada del ministro se acentúan las actividades de vigilancia y represión por parte de las autoridades.

A las 20:00 un grupo de guardias de asalto y seguridad formado por los tenientes Aranazt, Ripoll y Camps, junto a una cuarta persona, se desplazan al barrio de las Delicias con la finalidad de inspeccionar los puestos de vigilancia de la zona. En la calle Roche, junto a Hernan Cortés, dan el alto a un grupo de 4 personas que les parecen sospechosos. No se sabe cómo se inició el tiroteo, según las autoridades son los sospechosos los que abren fuego contra las fuerzas de seguridad. Los hechos tampoco quedan claros tal y como los relata la prensa de la época. Según esta, tras hacer fuego contra las fuerzas los 4 sospechosos se dan a la fuga hacia los campos dejando herido de bala, en el muslo derecho, al amigo que acompañaba a los tenientes de la guardia de asalto, Joaquín Royo, los medios no reflejan en ningún momento el por qué de su presencia junto a un supuesto control por parte de los 3 tenientes.

Al producirse la huida el grupo se da un encontronazo con otro grupo de guardias de asalto que han acudido al ruido de los disparos y abren fuego contra el grupo que se daba a la fuga. Uno de los huidos queda tendido en el suelo, con un disparo en la región occipital, en la nuca, era un joven de 16 años con una pistola Furor en su mano. Es decir, el disparo lo recibe estando de espaldas.  El muerto era conocido por las autoridades ya que había sido detenido en diversas ocasiones y pertenecía a la FAI, se llamaba Julio Laviñeta.

El 6 de mayo se producirá su sepelio entre grandes muestras de dolor. Será a las 11:30 cuando el féretro de Julio salga del Depósito Judicial, centenares de personas esperan a las puertas para mostrar su respeto a la familia y para acompañar el cuerpo. A pesar de que la huelga general continúa ese domingo no hubo ningún incidente, algo inusual en esta huelga, por parte de los y las trabajadoras, los incidentes partieron por el lado de las autoridades que cargaron contra las personas que esperaban a Julio para dar su último adiós.