Atentado empresario

El 13 de mayo de 1921 se produjo un nuevo atentado social en Zaragoza. Esta vez en el barrio de la Madalena, en la esquina de la calle San Agustín con el Coso Bajo.

A las 19:30 el patrono Hilario Bernal Julián se dirigía a su casa en el nº 196 del Coso acompañado por uno de sus obreros. Hilario volvía de la Industrial Química de donde era contratista. A la atura de la esquina de San Agustín, un joven de estatura regular, vestido con traje de mecánico nuevo y afeitado le descerraja tres tiros. A Hilario se le acusaba de tratar con despotismo a los trabajadores y de denunciar a los afiliados a la CNT.

Tras la agresión huye por la calle Mayor, en su persecución salen el obrero que acompañaba a Hilario, un guardia de seguridad de paisano, un soldado de Intendencia y un miembro del Somatén. Este grupo es tiroteado por dos individuos que cubrían la huida del pistolero. Este consigue despistar a sus perseguidores perdiéndose por la barriada del Sepulero.

En seguida comienzan las detenciones, el juez manda detener a tres personas, los hermanos Juan y Antonio Domingo y a José Budría. Por su parte la guardia civil detiene a tres individuos que están paseando por el puente de Piedra, tras el tiroteo. Los detenidos, a los que se les incautan dos pistolas, son Ramón Sancho Gil de Gijón, Benito González Fernández de Logroño y Cristóbal Aldabatren Arizábal de Donostia, los tres vecinos de la Madalena. La policía los hace desfilar ante el patrono herido que reconoce a Cristóbal. Las investigaciones llevaron a la detención de otras dos personas en Donostia.

Este atentado se atribuye al grupo de acción Los Justicieros, el germen de Los Solidarios. Grupo que desarrolla su ámbito entre Guipúzcoa y Zaragoza, y en el grupo estaban nombres famosos como los hermanos Ascaso, Rafael Escartín, Durruti…

Artículo de prensa