Asesinado por la guardia civil

El suceso transcurre en la calle 29 de septiembre el viernes 20 de mayo las 18:30.

Desde hace ya un tiempo hay montado en la ciudad un dispositivo de seguridad, montado por policía, guardias de seguridad y guardia civil, para hacer cumplir las rigurosas ordenes del gobernado de perseguir las cotizaciones entre obreros.

Una pareja de la guardia civil que hacía la ronda por la calle 29 de septiembre en dirección a Puerta Sancho vio a tres individuos que les parecieron sospechosos y que estaban parados en la rinconada que forman el convento de Santa Lucia y el antiguo lavadero de la Sierra del Agua. Los guardias, con la armas apuntando, dan el alto a los sospechosos, disparan contra los tres al ver que uno de ellos saca un a pistola. Este, vestido con americana azul, pantalón listado de lanilla, botas negras, gorra a cuadros blancos y pañuelo de seda, cae mortalmente herido y no llega a usar su arma ya que se le cae al sacarla, otro de los individuos, Remigio Relancio se entregó brazos en alto y el tercero echo a correr hacia la plaza de la Libertad.

El juez militar que inspecciona el cadáver en la Casa Consistorial comprueba que el fallecido presenta dos heridas de bala, una frontal, en la región pectoral izquierda y otra posterior, en la región renal con orificio de salida por el vientre, aunque también podría ser al revés. Esto desmiente la versión de la guardia civil que habla de un único disparo, además el cadáver empuña aún la pistola cuando según los guardias se le cayó al sacarla cuando estos le dieron el alto. ¿Le habrán puesto el arma en la mano una vez muerto para justificar el asesinato?

A pesar de las contradicciones con la versión de la guardia civil, el juez ordena registra la vivienda de Remigio donde no hallan nada, aunque a él le han encontrado una pistola Star encima. Mientras la policía registra la habitación de Remigio, llega un amigo de este, Pedro Molina Catalán destacado dirigente sindicalista y conocido por las autoridades, y es detenido.

Félix Guerrero Monje fue una víctima más de la guardia civil, era sindicalista de CNT

Artículo de prensa